«Un mensaje de esperanza» para las familias de Altair