Los concertados mantienen el pulso a la Junta y esquivan la educación mixta