José María Prieto y Altair: Un proyecto de futuro