Entrevista a Fray Rafael Jiménez Morillo, antiguo alumno de Altair