Dos minutos de silencio en Altair contra la Ley Celaá