Desde la Capellanía: Jesús se asoma a mi pozo