Álvaro Soto, un corazón magnánimo al servicio de Altair