Altair ya es un colegio cardioprotegido