Altair, golpe al pulmón obrero de Sevilla